Probando… probando…1…2…3

Bueno, primero que nada les pido una disculpa por mi ausencia estas semanas. Resulta que hace poco terminé con los últimos proyectos del semestre y vaya que me hicieron sufrir como nunca. Ahora a lo importante.

Les dará gusto saber que ya comencé a plantar (de nuevo) semillas de lechuga para poder lanzar un piloto de lo que la empresa será en un futuro. Como les había comentado, es probable que nos permitan cultivar en los edificios y otros espacios dentro del Tecnológico de Monterrey, Campus Toluca, pero eso aún no lo tenemos confirmado. Si bien el director de la Escuela de Negocios y Humanidades está de nuestro lado, eso depende únicamente de lo que opine el administrador de las instalaciones. Ojalá sea posible.

Mientras tanto, para no estar sentados esperando a que las cosas sucedan, Carlos y yo decidimos empezar a cultivar dentro de nuestras propias casas. Aún no he visto el espacio donde él estará ubicado, pero yo lo haré en la azotea de mi cada, específicamente en una gran pared donde colocaré los tubos hechos con botellas de PET. Sí, así es, decidimos probar la ruta de las botellas de PET cortadas y apiladas en tubos por los que el agua correrá gracias a la gravedad. Hace unos días juntamos varias botellas y probamos de qué manera funcionaría nuestro sistema y básicamente algo así quedó: ImagenImagen

El diseño, como podrán ver, es simple y muy lógico. Solamente tienen que cortar poco a poco la parte inferior de la botella hasta el punto en el que embone con otra botella y reforzar con cinta canela (yo usé transparente).Como filtro entre los cuellos de las botellas usé las tapas a las que les hice un pequeño agujero con un picahielos, pero cuando las botellas no cuenten con su tapa les sugiero que utilicen una esponja para retener la tierra y solo dejar pasar el agua (también un filtro o una malla serviría). Finalmente hice un agujero en medio de la botella por donde saldrá la planta procurando dejar el suficiente espacio arriba para que pueda pasar el agua de la botella encima así como el espacio que debe tener de tierra.

Los semilleros que ahora uso son las cajas de plástico donde venden el huevo en el supermercado, y probaron ser muy eficientes. En otras entradas al blog les compartí los semilleros de cascarón de huevo que probé. Solamente dos de aquellos semilleros germinaron y lo hicieron 2-3 semanas después, mientras que estos nuevos semilleros han germinado en un 80% y apenas pasó una semana. El secreto está en que a estos nuevos semilleros los cubro con la tapa de su caja que deja pasar la luz y guarda el calor pero no permite que se evapore el agua y se seque la tierra del semillero.

Hice varias pruebas: una charola de semilleros que no tenía tapa requirió regarla casi a diario para mantener húmeda la tierra pero a lo largo de la mañana se secaba y las semillas germinaban hasta 4 semanas después. Unas ni siquiera han germinado. En todas las demás charolas que están tapadas las primeras semillas ya estaban germinando a los cinco días y solamente las había regado una vez.

Imagen

Imagen

Dado que no tenía listo el tubo de botellas de PET, decidí utilizar dos botellas grandes y cortarles, verticalmente, una tercera parte para hacer dos macetas donde crecerán cuatro lechugas. Es un buen método para aprovechar botellas de PET pero no se los recomendaría si tienen una cantidad limitada de tierra como yo y prefieren eficientar su uso, como en el caso de los tubos, donde solo se usa la cantidad imprescindible.

Imagen

Por lo pronto continuaré poniendo semilleros y terminando con los tubos antes de que sea necesario el transplante de las lechugas. Aun está pendiente el esqueleto que debo colocar antes de montar estos tubos y además es muy díficil poder juntar suficientes botellas de PET de la misma forma para que embonen y formen un solo tubo. Literalmente me pueden ver en la calle pepenando todas las botellas que se me cruzan.

Si quieren un tutorial paso a paso sobre cómo hacer estos tubos, avísenme, solo que tendré que hacer algunas pruebas para poder compartirles algo que realmente funcione.

Un  resumen de lo que sí he podido comprobar:

-Los semilleros se tienen que cubrir, con algo que deje pasar la luz.

-La tierra de los semilleros debe estar completamente húmeda (no inundada), TODO el tiempo.

-La tierra no puede ser muy fina, debe ser porosa para permitir que el débil tallo del germinado pueda emerger. En México se le conoce como ‘tierra de monte’, es muy natural y es perfecta para eso.

-La semilla no debe estar muy profunda. Solo hace falta picar la tierra con la yema de tu dedo meñique.

-Siguiendo estas indicaciones no es necesario colocar más de una semilla por cada semillero. Es un desperdicio y puede ocasionar problemas para transplantar porque se cruzan las raíces.

Si quieres saber más sobre el proyecto, continúa leyendo este blog. También te invito a que leas las entradas anteriores.

Muchas gracias y te deseo lo mejor.

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , ,

2 responses to “Probando… probando…1…2…3”

  1. Dulce Avendaño says :

    Interesante descripción, me gustaría ver como quedarán la líneas verticales con las botellas, y sobre todo una plantita de lechuga yaaaaaa!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: